Siete consejos para no acabar harto de tu bici

La bici es súper agradecida, pero también pide bastantes horas. Si quieres mantener un mínimo de forma, al menos tendrías que salir dos o tres horas todas las semanas. Y como no siempre es fácil superar la pereza o salvar la falta de tiempo, lo mejor es crear rutinas que te hayan casi un “yonki” de tu salida semanal. Aunque mucho más fácil es, simplemente, engancharse a los placeres de la bicicleta eligiendo rutas nuevas ¡y buenos sitios donde parar!

Ciclistas en el bar de Tamajón, Guadalajara
Ciclistas en el bar de Tamajón, Guadalajara
  1. Sé tu propio rival y rétate a ti mismo: mide tus tiempos en tramos por los que pasas habitualmente en tus entrenamientos.
  2. Pero no quemes tu moral machacando siempre la misma zona: intenta tener dos o tres rutas de entrenamiento diferentes para ir cambiando de aires.
  3. Piérdete de vez en cuando, sin mapa ni gps, por alguno de esos caminos misteriosos que nunca supiste a donde llevan, y déjate sorprender.
  4. No castigues tu paladar con una dieta de exclusiva de geles de glucosa: prepárate un sándwich con tus favoritos, coge una pieza de fruta, frutos secos… ¡algo que te guste!
  5. Cultiva tu rutina, no te abandones, y cada vez será más fácil salir: ¡te lo acabará pidiendo el cuerpo!
  6. De vez en cuando, echa la bici al coche, descubre nuevos horizontes y disfruta de hasta dónde pueden hacerte llevar tus piernas.
  7. No te niegues los placeres que te da la bici: tómate un respiro y haz una parada cuando llegues a uno de esos sitios que te dejan con la boca abierta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR